jueves, 15 de marzo de 2012

IV DOMINGO DE CUARESMA 2.012





IV DOMINGO DE CUARESMA 2.012

MONICIÓN DE ENTRADA:
Sean todos bienvenidos a la Eucaristía del Cuarto Domingo de Cuaresma.
Se llama a este domingo de la alegría, por la primera palabra “Laetare” (ALÉGRENSE) de la antífona de entrada…
Viviremos, en la cercanía del Señor, los misterios sublimes de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesús. Ya todo queda muy cerca. Tras el próximo domingo, el Quinto de Cuaresma, una semana más y celebraremos el principio de la Semana Santa con el Domingo de Ramos. Aprovechemos el tiempo de Cuaresma que nos queda para completar nuestra conversión a Dios y nuestra mejor entrega a los hermanos, sobre todo a los más necesitados. Así llevaremos a la Vigilia Pascual el alma limpia y el espíritu propicio a la santidad. Y, no lo olvidemos, tenemos una cita para mañana, que nos volveremos a ver aquí en la iglesia. Este lunes es la Solemnidad de José, el esposo de María, gran fiesta en medio de la Cuaresma que nos disponemos a celebrar con gran alegría.

CANTO DE ENTRADA.

RITOS INICIALES

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo

AMEN

La gracia y el Amor de Jesucristo, que nos llama a la conversión, estén con todos ustedes.

Y CON TU ESPIRITU

ACTO PENITENCIAL.

SACERDOTE:
El Señor Jesús, nos invita a la paz y a la reconciliación en este tiempo de Cuaresma.
Usando su misma generosidad, nosotros nos reconocemos pecadores.

(Silencio)

LECTOR
Señor Jesús, tú que nos pides que seamos luz disculpa nuestras permanentes faltas de fe. Señor Ten Piedad

SEÑOR TEN PIEDAD

LECTOR
Señor Jesús, tú que nos pides fidelidad para esperar tu resurrección, perdona nuestras faltas de amor con el prójimo y con nosotros mismos. Cristo Ten Piedad

CRISTO TEN PIEDAD.

LECTOR
Señor Jesús, tú que enseñaste a Nicodemo, tu verdad, la única verdad posible, olvida nuestros pecados de soberbia y de falta de solidaridad con los más pobres y débiles. Señor Ten Piedad

SEÑOR TEN PIEDAD

CANTO DE PENITENCIA. SEÑOR TEN PIEDAD

SACERDOTE:
Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

AMEN.

ORACIÓN COLECTA

OREMOS

Señor, que reconcilias contigo a los hombres por tu Palabra hecha carne, haz que el pueblo cristiano se apresure, con fe viva y entrega generosa, a celebrar las próximas fiestas pascuales.
Por nuestro Señor, Jesucristo, tu Hijo, que siendo Dios vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

AMEN

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA:

Nuestra primera lectura procede el capítulo 36 del Libro de las Crónicas.
Lo más importante de este texto del Antiguo Testamento es que nos ayuda a darnos cuenta, aquí y ahora, que siempre Dios elegirá a quien Él quiera para llevar a cabo cualquier misión.
Traicionado por los dirigentes del pueblo judío, del pueblo elegido, el Señor va a ungir a un rey extranjero para que purifique al pueblo de Israel.
Nadie tiene la exclusiva del favor de Dios.
Tengámoslo en cuenta.

PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL SEGUNDO LIBRO DE LAS CRÓNICAS

En aquellos días, todos los jefes de los sacerdotes y el pueblo multiplicaron sus infidelidades, según las costumbres abominables de los gentiles, y mancharon la casa del Señor, que él se había construido en Jerusalén. El Señor, Dios de sus padres, les envió desde el principio avisos por medio de sus mensajeros, porque tenía compasión de su pueblo y de su morada. Pero ellos se burlaron de los mensajeros de Dios, despreciaron sus palabras y se mofaron de sus profetas, hasta que subió la ira del Señor contra su pueblo a tal punto que ya no hubo remedio.

Los caldeos incendiaron la casa de Dios y derribaron las murallas de Jerusalén; pegaron fuego a todos sus palacios y destruyeron todos sus objetos preciosos. Y a los que escaparon de la espada los llevaron cautivos a Babilonia, donde fueron esclavos del rey y de sus hijos hasta la llegada del reino de los persas; para que se cumpliera lo que dijo Dios por boca del profeta Jeremías:

-- Hasta que el país haya pagado sus sábados, descansará todos los días de la desolación, hasta que se cumplan los setenta años.

En el año primero de Ciro, rey de Persia, en cumplimiento de la palabra del Señor, por boca de Jeremías, movió el Señor el espíritu de Ciro, rey de Persia, que mandó publicar de palabra y por escrito en todo su reino:

-- Así habla Ciro, rey de Persia: El Señor, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra. Él me ha encargado que le edifique una casa en Jerusalén, en Judá. Quien de entre vosotros pertenezca a su pueblo, ¡sea su Dios con él, y suba!

Palabra de Dios.
TE ALABAMOS SEÑOR

SALMO RESPONSORIAL

QUE SE ME PEGUE LA LENGUA AL PALADAR SI NO ME ACUERDO DE TI.

Junto a los canales de Babilonia
nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión;
en los sauces de sus orillas
colgábamos nuestras cítaras.

QUE SE ME PEGUE LA LENGUA AL PALADAR SI NO ME ACUERDO DE TI.

Allí los que nos deportaron nos invitaban a cantar;
nuestros opresores, a divertirlos:
«Cantadnos un cantar de Sión.»

QUE SE ME PEGUE LA LENGUA AL PALADAR SI NO ME ACUERDO DE TI.

¡Cómo cantar un cántico del Señor
en tierra extranjera!
Si me olvido de ti, Jerusalén,
que se me paralice la mano derecha.

QUE SE ME PEGUE LA LENGUA AL PALADAR SI NO ME ACUERDO DE TI.

Que se me pegue la lengua al paladar
si no me acuerdo de ti,
si no pongo a Jerusalén
en la cumbre e mis alegrías.

QUE SE ME PEGUE LA LENGUA AL PALADAR SI NO ME ACUERDO DE TI.


MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA:

San Pablo en la Carta de los Efesios habla de renacer a partir del sacrificio de Cristo.
Nuestra segunda lectura de hoy plantea un tema capital para la vida de los cristianos y que no es otra cosa que ese “renacimiento” por la vida por el efecto de la gracia de Jesucristo.
Todos hemos de renacer.
El agua del bautismo tiene que llegar a nuestras mentes e iniciar la nueva vida que Jesús nos pide a todos.

SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS

Hermanos:
Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo --por pura gracia estáis salvados--, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con Él. Así muestra en todos los tiempos la inmensa riqueza de su gracia, su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque estáis salvados por su gracia y mediante la fe. Y no se debe a vosotros, sino que es un don de Dios; y tampoco se debe a las obras, para que nadie pueda presumir. Somos, pues, obra suya. Dios nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras, que él nos asignó para que las practicásemos.

Palabra de Dios.
TE ALABAMOS SEÑOR

MONICIÓN AL EVANGELIO

El Evangelio de San Juan nos acerca hoy especialmente a la escena del Gólgota.
Jesús dice a Nicodemo que cuando el Hijo del Hombre sea elevado todos pondrán su vida en Él.
Utiliza el símil de la serpiente de bronce que Moisés elevó para librar al pueblo judío del veneno.
La Semana Santa se acerca y el Misterio de la Cruz se abre ya cerca de nosotros.

CANTO.

EVANGELIO

Que la Paz del Señor este con todos ustedes

Y CON TU ESPIRITU

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN +

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:

-- Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. El que cree en él no será condenado; el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

Palabra del Señor
GLORIA A TI SEÑOR JESUS

HOMILIA


CREDO
Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo; la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos; el perdón de los pecados; la resurrección de los muertos; y la vida eterna.

AMEN

ORACIONES DE LOS FIELES:

Al irnos acercando a Ti que eres Luz y Verdad, descubrimos nuestras miserias y oscuridades. Te pedimos Señor, perdón por nuestras faltas y te pedimos que nos ayudes a proseguir en este camino de conversión, Repetimos:

SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO.

Te pedimos, Padre, por la Iglesia para perdones todas sus faltas y el Espíritu Santo renueve a todos los que la integramos, y crezcamos así en unidad y amor hacia Ti nuestros hermanos.
OREMOS

SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO.

Te pedimos, Padre, por todas las naciones del mundo, para que cesen las ansias de poder que solo llevan a la destrucción y venga un tiempo de paz, armonía y prosperidad.
OREMOS

SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO.

Te pedimos, Padre, por los que no te conocen o aquellos que ya no se acuerdan de Ti, para que descubran la luz de tu Palabra y se vuelvan hacia Ti.
OREMOS

SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO.

Te pedimos, Padre, por enfermos de alma y cuerpo para que sus sufrimientos sean aliviados y sus cuerpos fortalecidos para continuar su trabajo en el Reino de Dios.
OREMOS

SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO.

Te pedimos, Padre, por los cristianos para que en este tiempo de Cuaresma, olvidemos lo que nos separa y avancemos, guiados por el Espíritu Santo, en aquello que nos une.
OREMOS

SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO.

Te pedimos, Padre, por todos los que estamos inmersos en este tiempo de purificación para que seamos fieles a tu voluntad y no nos separemos nunca de Ti.
OREMOS

SEÑOR, PERDONA A TU PUEBLO.

Padre, en este tiempo de conversión alienta a tus fieles para que crezcan en amor y fidelidad a Ti. Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.
AMEN

CANTO DE OFERTORIO

LITURGIA EUCARÍSTICA

Oren hermanos, para que éste sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso

EL SEÑOR RECIBA DE TUS MANOS, ÉSTE SACRIFICIO, PARA ALABANZA Y GLORIA DE SU NOMBRE, PARA NUESTRO BIEN Y EL DE TODA SU SANTA IGLESIA.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Al ofrecerte, Señor, en la celebración gozosa de este domingo, los dones que nos traen la salvación, te rogamos nos ayudes a celebrar estos santos misterios con fe verdadera y saber ofrecerlos por la salvación del mundo.
Por Jesucristo Nuestro Señor

AMEN

PREFACIO

El Señor este con ustedes.
Y CON TU ESPÍRITU
Levantemos el corazón
LO TENEMOS LEVANTADO HACIA EL SEÑOR
Demos gracias al Señor nuestro Dios
ES JUSTO Y NECESARIO
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque has establecido generosamente este tiempo de gracia para renovar en santidad a tus hijos, de modo que, libres de todo afecto desordenado, vivamos las realidades temporales como primicias de las realidades eternas.
Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos, proclamando sin cesar:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

PLEGARIA EUCARÍSTICA

Señor, tú eres santo. Tú eres siempre bueno con nosotros y misericordioso con todos. Te damos gracias, sobre todo, por tu Hijo Jesucristo.
Él llama a todos los hombres para que se conviertan y crean en el Evangelio.
Ofreciendo su vida en la cruz nos ha librado del pecado y de la muerte y nos ha dado un corazón nuevo para que vivamos como él.

(DE  RODILLAS)

Padre bueno, envía tu Espíritu para santificar este pan y este vino, de manera que sean el Cuerpo + y la Sangre de tu Hijo Jesucristo. Porque Jesús, antes de morir por nosotros, mientras estaba cenando por última vez con sus discípulos, tomó el pan, te dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo:
TOMEN Y COMAN TODOS DE ÉL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO,
QUE SERÁ ENTREGADO POR USTEDES.
Del mismo modo, tomó el cáliz lleno de vino, te dio gracias de nuevo y lo pasó a sus discípulos, diciendo:
TOMEN Y BEBAN TODOS DE ÉL,
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,
QUE SERÁ DERRAMADA POR USTEDES
Y POR TODOS LOS HOMBRES
PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.
Y les dijo también:
HAGAN ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.

Por eso, Padre Santo, estamos reunidos delante de ti y recordamos llenos de alegría todo lo que Jesús hizo para salvarnos.
En este santo sacrificio, que él mismo entregó a la Iglesia, celebramos su muerte y su resurrección. Padre, que estás en el cielo, te pedimos que nos recibas a nosotros con tu Hijo querido. Él aceptó libremente la muerte por nosotros, pero tú lo resucitaste. Por eso, llenos de alegría, te decimos:
Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias.
Él vive ahora junto a ti y está también con nosotros.
Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias.
Él vendrá lleno de gloria al fin del mundo y en su reino no habrá ya pobreza ni dolor, nadie estará triste, nadie tendrá que llorar.
Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias.
Padre Santo, tú nos has llamado a esta mesa, para que en la alegría del Espíritu Santo, comamos el Cuerpo de tu Hijo.
Haz que este Pan de vida eterna nos dé fuerza y nos ayude a servirte cada día mejor.
Acuérdate, Señor, del santo Padre, el Papa Benedicto XVI, de nuestro Arzobispo Baltasar, de su Auxiliar Luis Alfonso, de los Sacerdotes, Diáconos y Catequistas
Concede a tus hijos la gracia de hacer cada día las cosas que a ti te gustan, para que así seamos luz del mundo y ejemplo de bondad ante todos nuestros hermanos.
Acuérdate también de nuestros hermanos que han muerto, admítelos a contemplar la luz de tu rostro; y concédenos que todos, un día, junto con Cristo, nuestro mejor Amigo,  con María, la Madre de Jesús y Madre nuestra, los Apóstoles, San Juan  Bosco, amigo, padre y maestro de la juventud, y todos los santos, vivamos contigo en el cielo para siempre.

POR CRISTO, CON ÉL Y EN ÉL, A TI, DIOS PADRE OMNIPOTENTE, EN LA UNIDAD DEL ESPÍRITU SANTO, TODO HONOR Y TODA GLORIA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.

AMÉN.

RITO DE LA COMUNIÓN

Antes de participar en el banquete de la Eucaristía, signo de reconciliación y vínculo de unión fraterna, oremos juntos como el Señor nos ha enseñado.

PADRE NUESTRO, QUE ESTAS EN EL CIELO, SANTIFICADO SEA TU NOMBRE, VENGA A NOSOTROS TU REINO, HÁGASE TU VOLUNTAD ASÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO.
DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DÍA.
PERDONA NUESTRAS OFENSAS COMO TAMBIÉN NOSOTROS PERDONAMOS A QUIENES NOS OFENDEN.
NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN Y LÍBRANOS DE TODO MAL

Líbranos Señor de todos los males del cuerpo y del espíritu y concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados por tu misericordia podamos vivir libres de pecado y protegidos de toda inquietud, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

TUYO ES EL REINO, TUYO EL PODER Y LA GLORIA, POR SIEMPRE SEÑOR.

Señor Jesucristo, tú dijiste a los apóstoles: "La paz les dejo, mi paz les doy". Que tu Iglesia alcance esa paz y la unidad. Y, a nosotros pecadores, absueltos de condena y reprobación, presérvanos del mal y consérvanos en tu amor para que, liberados, por tu ternura y tu compasión, de toda angustia y tentación; vigilantes reconozcamos cada día, tu gloriosa manifestación.

AMEN

La paz del Señor esté siempre con ustedes

Y CON TU ESPIRITU

En Cristo, que nos ha hecho hermanos con su cruz, dense la paz como signo de reconciliación.

CANTO DE LA PAZ

FRACCION DEL PAN

CANTO

CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, DANOS LA PAZ.

Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

SEÑOR, NO SOY DIGNO DE QUE ENTRES EN MI CASA, PERO UNA PALABRA TUYA BASTARÁ PARA SANARME

El Cuerpo y la Sangre de Cristo nos guarden para la vida eterna.

AMEN

COMUNION

MONICION DE DESPEDIDA

El Señor con benignidad nos ha elegido para que renazcamos en el hombre nuevo de su proyecto de salvación, oremos para que estos misterios que hemos celebrado hoy, nos acompañen el resto de nuestra semana, y viviendo así el renacimiento, preparemos con fe la Semana Santa y la Pascua de nuestro Señor

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNIÓN

OREMOS
Señor Dios, luz que alumbras a todo hombre que viene a este mundo, ilumina nuestro espíritu con la claridad de tu gracia, para que nuestros pensamientos sean dignos de ti y aprendamos a amarte de todo corazón.
Por Jesucristo Nuestro Señor

AMEN


RITOS DE CONCLUSIÓN

El Señor, este con ustedes

Y CON TU ESPÍRITU

La bendición de Dios todopoderoso, que es amor, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.
AMÉN

Con la gracia y el amor del Padre, podemos irnos en Paz.

DEMOS GRACIAS A DIOS.

CANTO DE DESPEDIDA