martes, 20 de marzo de 2012

Guión Misa V Domingo de Cuaresma 2012







V DOMINGO DE CUARESMA 2.012

MONICIÓN DE ENTRADA:
A tan sólo siete días de la Semana Santa, los cristianos nos encontramos cara a cara con el misterio de la cruz.
Cristo Jesús llegada la hora de su glorificación, al morir como el grano de trigo que cae en tierra, da el fruto de la nueva alianza en su sangre para el perdón de los pecados, como profetizó Jeremías y por la penosa obediencia de su Pasión, una vez constituido Señor, es fuente de salvación eterna para cuantos creen en Él.
Como el grano de trigo, la muerte de Cristo será el principio de la vida.
La Eucaristía nos da la fortaleza que necesitamos para morir al pecado y a nosotros mismos.
Nos ponemos de pie para recibir al Celebrante.

CANTO DE ENTRADA.

RITOS INICIALES

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo

AMEN

La gracia y el Amor de Jesucristo, que nos llama a la conversión, estén con todos ustedes.

Y CON TU ESPIRITU

ACTO PENITENCIAL.

SACERDOTE:
El Señor Jesús, nos invita a la paz y a la reconciliación en este tiempo de Cuaresma.
Usando su misma generosidad, nosotros nos reconocemos pecadores.

(Silencio)

LECTOR
Jesús, Hijo de Dios, tú que nos pides que demos mucho fruto, disculpa nuestras faltas de egoísmo y de pereza. Señor Ten Piedad

SEÑOR TEN PIEDAD

LECTOR
Jesús, Unigénito del Padre, tú que nos anuncias que todos seremos atraídos hacia ti, perdona nuestros pecados de falta de fe. Cristo Ten Piedad

CRISTO TEN PIEDAD.

LECTOR
Jesús, que reinas con el Padre y el Espíritu, no tengas en cuenta los delitos de falta de amor y olvida la capacidad malvada que tenemos para hacer daño al hermano. Señor Ten Piedad

SEÑOR TEN PIEDAD

CANTO DE PENITENCIA. SEÑOR TEN PIEDAD

SACERDOTE:
Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

AMEN.

ORACIÓN COLECTA

OREMOS

Te rogamos, Señor Dios nuestro, que tu gracia nos ayude, para que vivamos siempre de aquel mismo amor que movió a tu Hijo a entregarse a la muerte por la salvación del mundo.
Por nuestro Señor, Jesucristo, tu Hijo, que siendo Dios vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

AMEN

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA:

En esta lectura el profeta Jeremías resume toda la experiencia de su vida íntima y toda la enseñanza de la historia. Dios promete a su pueblo una nueva alianza escrita en el mismo corazón del hombre. La ley de su vida será su propia conciencia. Escuchemos este pasaje del Antiguo Testamento en que se menciona el Nuevo Testamento.


PRIMERA LECTURA
Haré una alianza nueva y no recordaré sus pecados
Lectura del libro de Jeremías 31,31-34

«Miren que llegan días - oráculo del Señor - en que haré con la casa de Israel y la casa de Judá una alianza nueva.
No como la alianza que hice con sus padres, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto: ellos quebrantaron mi alianza, aunque yo era su Señor - oráculo del Señor-.
Sino que así será la alianza que haré con ellos, después de aquellos días -oráculo del Señor-:
Meteré mi ley en su pecho, la escribiré en sus corazones; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.
Y no tendrá que enseñar uno a su prójimo, el otro a su hermano, diciendo: "Reconoce al Señor."
Porque todos me conocerán, desde el pequeño al grande -oráculo del Señor-, cuando perdone sus crímenes y no recuerde sus pecados.»

Palabra de Dios.
TE ALABAMOS SEÑOR

SALMO RESPONSORIAL

OH DIOS, CREA EN MI UN CORAZÓN PURO.

Misericordia, Dios mío,
por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado

OH DIOS, CREA EN MI UN CORAZÓN PURO.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu

OH DIOS, CREA EN MI UN CORAZÓN PURO.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso:
enseñaré a los malvados tus caminos,
los pecadores volverán a ti

OH DIOS, CREA EN MI UN CORAZÓN PURO.


MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA:

La segunda lectura, tomada de la carta a los hebreos, el autor subraya la condición humana de Cristo. Aunque Él es Sacerdote, el Mediador de la Nueva Alianza, Él se sometió a la voluntad de Dios hasta padecer y morir.


SEGUNDA LECTURA

Aprendió a obedecer y se ha convertido en autor de salvación eterna
Lectura de la carta a los Hebreos 5, 7-9

Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado.
Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna.

Palabra de Dios.
TE ALABAMOS SEÑOR

MONICIÓN AL EVANGELIO

Ha llegado la "hora" de que sea glorificado el Hijo del hombre, dice Él de sí mismo. En el Evangelio de Juan la glorificación de Cristo significa su pasión muerte y resurrección, que Él mismo nos explicará. La breve parábola del grano de trigo se centra en la fecundidad del mismo: "Si no cae en tierra y muere, queda infecundo, pero si muere da mucho fruto". De pie, por favor, para escuchar este gran mensaje de entrega.

CANTO.

EVANGELIO

Que la Paz del Señor este con todos ustedes

Y CON TU ESPIRITU

Si el grano de trigo cae en tierra y muere, da mucho fruto
+ Lectura del santo evangelio según san Juan 12, 20-33

En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos griegos; éstos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban:
- «Señor, quisiéramos ver a Jesús.»
Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús.
Jesús les contestó:
- «Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre.
Les aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto.
El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna.
El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo premiará.
Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre, glorifica tu nombre.»
Entonces vino una voz del cielo:
- «Lo he glorificado y volveré a glorificarlo.»
La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel.
Jesús tomó la palabra y dijo:
- «Esta voz no ha venido por mí, sino por ustedes. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mí.»
Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a morir.

Palabra del Señor
GLORIA A TI SEÑOR JESUS

HOMILIA


CREDO
Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo; la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos; el perdón de los pecados; la resurrección de los muertos; y la vida eterna.

AMEN

ORACIONES DE LOS FIELES:

Al irnos acercando a Ti que eres Luz y Verdad, descubrimos nuestras miserias y oscuridades.
Te pedimos Señor, perdón por nuestras faltas y te pedimos que nos ayudes a proseguir en este camino de conversión, Repetimos:

SEÑOR, AYUDANOS A VER A JESUS.

Por la Iglesia, nuevo pueblo de Dios: para que sea fermento de un mundo mejor y transmita esperanza a todos
OREMOS

SEÑOR, AYUDANOS A VER A JESUS.

Por todos los cristianos: para que en estos días de Cuaresma expresemos nuestra sincera conversión en el sacramento de la reconciliación.
OREMOS

SEÑOR, AYUDANOS A VER A JESUS.

La imagen de Jesús crucificado evoca a los que dan la vida, e incluso la pierden, por amor a los demás: para que sean, como Cristo, el grano de trigo que cae en la tierra para dar mucho fruto.
OREMOS

SEÑOR, AYUDANOS A VER A JESUS.

La imagen de Jesús crucificado evoca también a tantos condenados a muerte lenta: para que puedan descubrir a Cristo en el amor de los creyentes y se sientan fortalecidos en la prueba.
OREMOS

SEÑOR, AYUDANOS A VER A JESUS.

La imagen de Jesús crucificado nos anuncia sobre todo, la victoria definitiva sobre la muerte: para que comprendamos que sólo el que entrega su vida como servicio, a imitación de Cristo, la guarda para siempre.
OREMOS

SEÑOR, AYUDANOS A VER A JESUS.

Por nuestro mundo atormentado por la guerra, para que cesen, de una vez y por todas, la guerra y el odio.
OREMOS

SEÑOR, AYUDANOS A VER A JESUS.

Padre, en este tiempo de conversión alienta a tus fieles para que crezcan en amor y fidelidad a Ti.
Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

AMEN

CANTO DE OFERTORIO

LITURGIA EUCARÍSTICA

Oren hermanos, para que éste sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso

EL SEÑOR RECIBA DE TUS MANOS, ÉSTE SACRIFICIO, PARA ALABANZA Y GLORIA DE SU NOMBRE, PARA NUESTRO BIEN Y EL DE TODA SU SANTA IGLESIA.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Escúchanos, Dios todopoderoso, tú que nos has iniciado en la fe cristiana, y purifícanos por la acción de este sacrificio.

Por Jesucristo Nuestro Señor

AMEN

PREFACIO

El Señor este con ustedes.
Y CON TU ESPÍRITU
Levantemos el corazón
LO TENEMOS LEVANTADO HACIA EL SEÑOR
Demos gracias al Señor nuestro Dios
ES JUSTO Y NECESARIO
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno por Cristo, Señor nuestro.
Por él concedes a tus hijos anhelar, año tras año, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que, dedicados con mayor entrega a la alabanza divina y al amor fraterno, por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios.
Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

PLEGARIA EUCARÍSTICA

Señor, tú eres santo. Tú eres siempre bueno con nosotros y misericordioso con todos. Te damos gracias, sobre todo, por tu Hijo Jesucristo.
Él llama a todos los hombres para que se conviertan y crean en el Evangelio.
Ofreciendo su vida en la cruz nos ha librado del pecado y de la muerte y nos ha dado un corazón nuevo para que vivamos como él.

(DE  RODILLAS)

Padre bueno, envía tu Espíritu para santificar este pan y este vino, de manera que sean el Cuerpo + y la Sangre de tu Hijo Jesucristo. Porque Jesús, antes de morir por nosotros, mientras estaba cenando por última vez con sus discípulos, tomó el pan, te dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo:
TOMEN Y COMAN TODOS DE ÉL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO,
QUE SERÁ ENTREGADO POR USTEDES.
Del mismo modo, tomó el cáliz lleno de vino, te dio gracias de nuevo y lo pasó a sus discípulos, diciendo:
TOMEN Y BEBAN TODOS DE ÉL,
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,
QUE SERÁ DERRAMADA POR USTEDES
Y POR TODOS LOS HOMBRES
PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.
Y les dijo también:
HAGAN ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.

Por eso, Padre Santo, estamos reunidos delante de ti y recordamos llenos de alegría todo lo que Jesús hizo para salvarnos.
En este santo sacrificio, que él mismo entregó a la Iglesia, celebramos su muerte y su resurrección. Padre, que estás en el cielo, te pedimos que nos recibas a nosotros con tu Hijo querido. Él aceptó libremente la muerte por nosotros, pero tú lo resucitaste. Por eso, llenos de alegría, te decimos:
Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias.
Él vive ahora junto a ti y está también con nosotros.
Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias.
Él vendrá lleno de gloria al fin del mundo y en su reino no habrá ya pobreza ni dolor, nadie estará triste, nadie tendrá que llorar.
Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias.
Padre Santo, tú nos has llamado a esta mesa, para que en la alegría del Espíritu Santo, comamos el Cuerpo de tu Hijo.
Haz que este Pan de vida eterna nos dé fuerza y nos ayude a servirte cada día mejor.
Acuérdate, Señor, del santo Padre, el Papa Benedicto XVI, de nuestro Arzobispo Baltasar, de su Auxiliar Luis Alfonso, de los Sacerdotes, Diáconos y Catequistas
Concede a tus hijos la gracia de hacer cada día las cosas que a ti te gustan, para que así seamos luz del mundo y ejemplo de bondad ante todos nuestros hermanos.
Acuérdate también de nuestros hermanos que han muerto, admítelos a contemplar la luz de tu rostro; y concédenos que todos, un día, junto con Cristo, nuestro mejor Amigo,  con María, la Madre de Jesús y Madre nuestra, los Apóstoles, San Juan  Bosco, amigo, padre y maestro de la juventud, y todos los santos, vivamos contigo en el cielo para siempre.

POR CRISTO, CON ÉL Y EN ÉL, A TI, DIOS PADRE OMNIPOTENTE, EN LA UNIDAD DEL ESPÍRITU SANTO, TODO HONOR Y TODA GLORIA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.

AMÉN.

RITO DE LA COMUNIÓN

Antes de participar en el banquete de la Eucaristía, signo de reconciliación y vínculo de unión fraterna, oremos juntos como el Señor nos ha enseñado.

PADRE NUESTRO, QUE ESTAS EN EL CIELO, SANTIFICADO SEA TU NOMBRE, VENGA A NOSOTROS TU REINO, HÁGASE TU VOLUNTAD ASÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO.
DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DÍA.
PERDONA NUESTRAS OFENSAS COMO TAMBIÉN NOSOTROS PERDONAMOS A QUIENES NOS OFENDEN.
NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN Y LÍBRANOS DE TODO MAL

Líbranos Señor de todos los males del cuerpo y del espíritu y concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados por tu misericordia podamos vivir libres de pecado y protegidos de toda inquietud, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

TUYO ES EL REINO, TUYO EL PODER Y LA GLORIA, POR SIEMPRE SEÑOR.

Señor Jesucristo, tú dijiste a los apóstoles: "La paz les dejo, mi paz les doy". Que tu Iglesia alcance esa paz y la unidad. Y, a nosotros pecadores, absueltos de condena y reprobación, presérvanos del mal y consérvanos en tu amor para que, liberados, por tu ternura y tu compasión, de toda angustia y tentación; vigilantes reconozcamos cada día, tu gloriosa manifestación.

AMEN

La paz del Señor esté siempre con ustedes

Y CON TU ESPIRITU

En Cristo, que nos ha hecho hermanos con su cruz, dense la paz como signo de reconciliación.

CANTO DE LA PAZ

FRACCION DEL PAN

CANTO

CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, TEN PIEDAD DE NOSOTROS.
CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, DANOS LA PAZ.

Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

SEÑOR, NO SOY DIGNO DE QUE ENTRES EN MI CASA, PERO UNA PALABRA TUYA BASTARÁ PARA SANARME

El Cuerpo y la Sangre de Cristo nos guarden para la vida eterna.

AMEN

COMUNION

MONICION DE DESPEDIDA

El Señor con benignidad nos ha elegido para que renazcamos en el hombre nuevo de su proyecto de salvación, oremos para que estos misterios que hemos celebrado hoy, nos acompañen el resto de nuestra semana, y viviendo así el renacimiento, preparemos con fe la Semana Santa y la Pascua de nuestro Señor

ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNIÓN

OREMOS

Te pedimos, Dios todopoderoso, que nos cuentes siempre entre los miembros de Cristo, cuyo Cuerpo y Sangre hemos comulgado.

Por Jesucristo Nuestro Señor

AMEN


RITOS DE CONCLUSIÓN

El Señor, este con ustedes

Y CON TU ESPÍRITU

La bendición de Dios todopoderoso, que es amor, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.
AMÉN

Con la gracia y el amor del Padre, podemos irnos en Paz.

DEMOS GRACIAS A DIOS.

CANTO DE DESPEDIDA