viernes, 6 de agosto de 2010

Salesianos Cooperadores tuvieron su Retiro Zonal en Mérida

Mérida, Salesianos Cooperadores

RETIRO ZONAL se abrió a toda Venezuela.

*** Caracas, Valencia, Barquisimeto, Zulia, Mérida y San Cristóbal se hicieron presentes.
*** Entre Promesados y Aspirantes, los Salesianos Cooperadores también tuvieron su retiro. 

Euro Lobo. SSCC / CNP 12.112. 

Las montañas merideñas cobijaron a los Salesianos Cooperadores
(MERIDA/ESPECIAL) Cobijados por bucólicas montañas, una treintena de Salesianos Cooperadores se reunieron en la ciudad de Mérida y compartieron el Retiro Zonal programado para el último fin de semana de julio y el primero de agosto de éste año 2.010.
El retiro en principio se había programado como encuentro local, con la intención de congregar a los centros de Salesianos Cooperadores de Trujillo y Táchira. Vista la imposibilidad de asistir de los Valeranos y de los Sancristobalenses, el Consejo Inspectorial decidió hacer la convocatoria abierta, sorprendiendo la acogida que se generó y que motivó la concurrencia.
El encuentro contó con la participación agradable de los hermanos de Maracaibo, Barquisimeto, Valencia y Caracas, así mismo respondieron a la invitación las hermanas de Táriba, quienes junto a los merideños fueron los únicos andinos en hacerse presentes.

Parte del Consejo Inspectorial asistieron
Los hermanos del Consejo Inspectorial se hicieron presentes y en sus carpetas también llevaron preparado un retiro por si las circunstancias lo ameritaban, pero los merideños ya lo habían previsto, a pesar de que no se pudo contar con la presencia de un sacerdote, los locales ya habían trabajado para hacer del retiro un momento especial dentro de la vida asociativa.
El lema del retiro fue “…No basta que sean jóvenes para amarlos”.

Bajo la más estricta norma de San Benito, el retiro procuró el silencio contemplativo y la reflexión compartida.
Así y abrazados al frío andino, la meditación se inició sobre la llamada que nos hace Don Bosco, “Don Bosco nos necesita”. La cavilación concluyó sobre el hermoso episodio donde José Buzzetti quiso despedirse de Don Bosco, capitulo de nuestra vocación que tal vez de alguna forma hemos querido repetir nosotros, por lo que los asistentes mostraron los primeros signos de conmoción...
Luego de un pequeño compartir el recogimiento nos llevó a meditar sobre La Carta que Don Bosco escribió en 1884 desde Roma… Videos, diapositivas, hojas de reflexión, cantos, todos los recursos se utilizaron parareforzar el cometido de la reflexión, No basta Amarlos, es necesario que lo sepan….”
Aun luego de terminada esta etapa, la carta de Don Bosco nos increpó durante todo el retiro, aún más, luego nos sigue cuestionando nuestra vocación.
Con este punto cumplido, cenaron y se abrieron a participar en una liturgia penitencial, que a falta de sacerdote, tuvo que valerse de todos los recursos para el recogimiento y el arrepentimiento.. Luego la noche alegre, perdonados y limpios, los asistentes degustaron vinos propios de la región, de mora para celebrar el encuentro y ponche de chocolate y oreo, para amenizar la ocasión, más no pudieron hacer, el cansancio ya les venció.

El domingo los participantes alabaron con las Laudes mirando la épica Sierra Nevada merideña y se abrieron al estudio de la identidad del Salesiano Cooperador, para concluir el encuentro con la foto que ahora adorna estas líneas y que nos deja para el recuerdo, un momento asociativo que dejo claro que la participación laical dentro de nuestra vocación es fundamental para el crecimiento del Espíritu Salesiano.


Con alegría de hermanos los Salesianos Cooperadores cargaron su epiritualidad

video


video
  

Salesianos Cooperadores espíritu de Don Bosco en el mundo

Lic. Gabriel Fraute. SSCC (En Formación)

Queridos hermanos:
Ante todo les doy un cordial saludo bajo la bendición de nuestra madre santísima virgen de María Auxiliadora, y con la esperanza de que estas palabras humildes pero escritas con mucha fe y de corazón  sirvan para dar a nuestra bella asociación un impulso y sobre todo mucha fuerza para trabajar por nuestros jóvenes y prójimos, en esta época tan crucial y difícil por la que está pasando nuestra bella patria Venezuela.
El pasado fin de semana del 31 de julio de 2010, nuestra asociación vivió una experiencia reconfortante, llena de paz hermandad y sobre todo de una buena formación que nos inyecta una importante dosis de ánimo y ganas de trabajar por ella y por la familia salesiana. Quizás lo más relevante e importante es que el retiro fue dictado por un hermano cooperador, Euro Lobo, a quien aprovecho para dar mis más sinceras felicitaciones, él nos mostró que no dependemos si no de nosotros mismos para llevar cualquier tipo de actividad que la asociación se ponga como meta, y que contamos con gente preparada y sobre todo con ganas de trabajar para hacer las cosas bien, porque ese fin de semana pasado sentí esas ganas en cada uno de mis hermanos promesados y en formación.
Así como Don Bosco tenía sueños que no solo documentó si no que también llevo a cabo, todos nosotros compartimos los mismos sueños con nuestro padre, y aunque la mayoría de las veces soñamos despiertos como en estos retiros, lo cual representa una gran ventaja porque nos permite recordar los mismos y de esta manera solo nos queda la parte más difícil pero gratificante que es llevarlos cumplirlos.
Hoy por hoy cuando nuestro país y nuestra gran familia salesiana atraviesan difíciles momentos es cuando debemos atender con mayor fuerza la tarea que Don Bosco nos designó, esa de ser sus ojos,  manos,  obras en la calle, en la sociedad. Misma sociedad que hoy carece de cariño, amor y sobre todo valores, y los más afectados son nuestros jóvenes quien muchas veces no saben qué camino seguir, y peor aún no saben que pueden ser buenos, que esa es una opción y que además es la que al final te hará feliz, es aquí cuando debemos preguntarnos, cual es mi papel como salesiano cooperador, que estoy haciendo yo, o que estoy aportando yo como salesiano cooperador, a mi país, a mi comunidad y por sobre todas las cosas a mi entorno cercano, amigos y familia, que es por donde debe empezar nuestro apostolado, debemos preguntarnos o cuestionarnos si realmente estamos causando ese efecto positivo en los que me rodean, si de verdad estoy transmitiendo esa alegría salesiana que una vez nos cautivo y que transmite felicidad a todo el que la conoce.
Sabemos que el camino no es fácil, pero la buena noticia es que existen maneras de hacerlo mucho más sencillo, lo primero es recordar que somos salesianos, que somos felices, alegres y que la sonrisa debe ser nuestra tarjeta de presentación ante cualquier persona o circunstancia, ya que de esta manera se llega más fácil a los corazones.
Otras de las maneras es formarnos continuamente, apoyándonos en el reglamento, los sueños, las cartas y memorias de Don Bosco, así como un sinfín de material con el nuestra familia cuenta, y no solo documentos, un potencial humano con el que contamos y al cual debemos sacarle el máximo provecho, los salesianos de Don Bosco, las Hijas de María Auxiliadora, Salesianos Cooperadores, Damas Salesianas, etc., en cada una de estas ramas de nuestra familia contamos con gente que llevan apostolados increíbles, experiencias únicas de las cuales nos podemos nutrir para ser mejores salesianos y porque no buenos cristianos y honrados ciudadanos.
Mis queridos hermanos las herramientas están ahí, solo falta que cada uno de nosotros se decida a vivir su vocación con fervor, que ayudemos a que nuestros centros no decaigan en ánimo, y que con hechos demostremos lo importante que somos en la familia salesiana y de seguro estos también nos traerá vocaciones que necesitamos para crecer como familia, no me queda más que encomendarnos a Don Bosco y la santísima María auxiliadora, para que estas palabras sirvan de mucho ánimo y se transformen en innumerables apostolados que nos llevaran a una vida santa en la tierra y nos permitirá acompañar a nuestro padre en el paraíso, un abrazo gigante y dios los bendiga.

APAGON AFECTO A MERIDA


EURO LOBO / CNP 12.112

Cuatro horas se mantuvo a oscuras el estado Mérida la noche del pasado jueves, cuando una falla en dos líneas de 112 voltios que unen a las sub estaciones Planta Páez y Planta Mérida  provocaron la caída de 700 megavatios, afectando también a los estado Táchira, Trujillo y parte de Barinas.
A las siete de la noche del pasado jueves el bajón en la tensión eléctrica se sintió en la ciudad de Los Caballeros. Pocos minutos después el apagón opacó a los 23 municipios del estado.
57 minutos duró este evento, ya rayando las 8 de la noche el fluido se comenzó a restablecer en la ciudad capital, pero los municipios y pueblos andinos fueron castigados hasta las 11 de la noche, hora en la que el servicio se reportó totalmente restablecido por parte de las autoridades competentes.
En horas de la noche el ministro de energía anunció que las fuertes lluvias causaron la falla, el reporte meteorológico anunciaba que atmosféricamente las precipitaciones se podrían presentar en el territorio andino, pero los habitantes del alto páramo merideño, donde se ubica Planta Páez en el municipio Santo Domingo, colindante con el estado Barinas, reportaron que precisamente este jueves no se registraron precipitaciones.
Para este viernes el sistema eléctrico se ha mostrado normalizado en su totalidad, aún las autoridades regionales de Corpoelec no han emitido pronunciamiento alguno, aduciendo que serán las autoridades centrales o en su defecto el mismo ministerio de energía, quien procederá a dar las explicaciones pertinentes.
Sin embargo los merideños se han presentado muy escépticos, puesto que hasta las plantas auxiliares inauguradas por el primer mandatario nacional en el primer trimestre de este año, colapsaron al producirse este oscuro evento.

jueves, 5 de agosto de 2010

EXPOSICIÓN DEL CARDENAL JORGE UROSA SAVINO ANTE LA COMISION COORDINADORA DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

Ciudadana Presidenta y demás diputadas y diputados de la Comisión Coordinadora de la Asamblea Nacional:

Con la mejor buena voluntad y en espíritu de diálogo abierto, sereno y respetuoso,
acudo ante ustedes atendiendo la cordial invitación de la Cdna. Diputada Cilia
Flores, Presidenta de este Cuerpo Legislativo. Agradezco también la garantía
ofrecida por la Cdna Presidenta con relación a mi seguridad y respeto a mi dignidad
y condición humana.

Con el respeto y reconocimiento debidos a este cuerpo que representa el Poder Legislativo del Estado Venezolano, vengo como Arzobispo de Caracas, es decir, líder religioso y Pastor de los 5 millones de católicos de Caracas sin distinción de simpatías políticas; Cardenal de la iglesia en Venezuela y Presidente de honor de la Conferencia Episcopal Venezolana, En mi tarea pastoral en Caracas me acompañan los Obispos Auxiliares y mas de 500 sacerdotes y diáconos, y 1.100 religiosas y religiosos que sirven permanentemente las necesidades pastorales de los caraqueños. También miles de laicos comprometidos que trabajan en las actividades pastorales de la Iglesia. Como sacerdote caraqueño, además de mis labores como formador de sacerdotes en los Seminarios eclesiásticos de Caracas, trabajé durante 11 años en un barrio popular, el barrio Casa de Tabla, conocido ahora como "Cecilio Acosta en Maca, Petare.

Soy un Obispo, Pastor de la Iglesia, servidor de Jesucristo y del pueblo venezolano todo. En esa condición he actuado y hablado sobre las cuestiones sociales. No me considero ni me he considerado nunca, y no he actuado en ningún momento como actor u operador político. Soy vocero de Jesucristo y de las inquietudes y del interés del pueblo venezolano por la paz, el encuentro, la inclusión, y por el respeto a los derechos humanos civiles, sociales, y políticos consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. No soy vocero de ninguna parcialidad política.

MISIÓN DE LA IGLESIA Y DERECHOS DE LOS OBISPOS

En los debates de estos días se ha hablado mucho sobre la misión de la Iglesia, más específicamente sobre la competencia y participación los Obispos en la vida nacional. Antes de hacer algunas consideraciones de carácter religioso o teológico sobre el tema, quisiera destacar que el art. 62 de la Constitución claramente afirma el derecho de todos los ciudadanos venezolanos a participar activamente en la vida pública. Cito: "Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de
participar libremente en tos asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas". Y el art. 132 va más allá: "Toda persona tiene el deber de cumplir sus responsabilidades sociales y participar solidariamente en la vida política, social y comunitaria del país, promoviendo y defendiendo los derechos humanos como fundamento de la convivencia democrática y de la paz social". En cumplimiento de esta disposición constitucional, la participación en la vida pública de los Obispos. Pastores de la Iglesia en Venezuela, va en la linea del relacionamicnto y convivencia de los ciudadanos en la Polis con el libre ejercicio de sus derechos; no como búsqueda o ejercicio del poder político, ni mucho menos como expresión de la legítima participación de los ciudadanos en partidos políticos. Repito, no somos operadores políticos.

l)e manera que, cuando los Obispos, desde nuestra/misión pastoral, religiosa y espiritual, expresamos nuestras opiniones sobre aspectos de la vida social o política del país, lo hacemos con pleno derecho como ciudadanos venezolanos, y cumpliendo el deber que nos impone la Constitución Nacional de promover y defender los derechos humanos para el logro de la convivencia democrática y de la paz social.
Pero es que, además, nuestra condición cristiana y nuestra misma misión pastoral de constructores de la paz, nos impone el deber de velar por la vigencia de los derechos humanos. Cristo nos dice que seremos juzgados por el amor El nos dice "porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, preso y enfermo, y me visitaste", etc. (Mt, 25)

La Misión Pastoral de la Iglesia no es solamente celebrar actos de culto, sino anunciar a Jesucristo y su Evangelio del amor a Dios y del amor fraterno, del respeto a la vida y los derechos de los seres humanos; es promover la convivencia social en el marco de la libertad y la justicia. Los Mandamientos de la Ley de Dios son un llamado a una convivencia social libre, justa, fraterna. Y eso es lo que nos mueve a los Obispos venezolanos a pronunciarnos sobre la vida social y pública del país.

Al respecto quiero destacar que no es ahora, en los últimos años, cuando los Obispos venezolanos hemos hecho llamados a la conversión moral en lo social y a la renovación del corazón en la vida política, económica y social de Venezuela. Quiero recordar aquí, entre muchos, algunos documentos de aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia publicados a lo largo de estos años, durante diversos gobiernos: el documento "iglesia y política, de 1973"; "La Situación social del País, de enero de 1974" en el cual se habla de la necesidad de que se promueva un progreso más efectivo, dirigido al beneficio de todos, pero especialmente a los sectores menos favorecidos, y particularmente a los marginados. El documento sobre Las Misiones
y los Indígenas, de julio de 1977, en el cual se rechazan abiertamente las violaciones a los derechos humanos de los indígenas: la (carta pastoral de Cuaresma de 1980, profética en su diagnóstico y en sus propuestas, en la cual, al hacer un apremiante llamado a la conversión moral, se afirma que la situación social de Venezuela configuraba una situación personal, colectiva y estructural de pecado; el documento sobre la vivienda, de enero de 1986, y el documento sobre el desempleo, de julio de 1987; el documento publicado en enero de 1988 con motivo de los 25 años del 23 de enero de 1958. Especial relieve merece la Exhortación "La recuperación del país" publicada luego del Cara cazo, el 8 de abril de 1989, en la cual se hace un diagnóstico severo y muy claro sobre la situación política, económica y social de Venezuela, y se condena la masacre de El Amparo.

Otro documento de especial significación es el titulado "Constructores de la Paz", publicado el 10 de enero de 1992, donde se alude, entre otras cosas, a los asesinatos cometidos por funcionarios de los cuerpos de seguridad del estado. Allí advertíamos: "Sin una respuesta pronta y efectiva a esas urgencias, no habrá paz social con los consiguientes peligros de anarquía o de tentaciones a soluciones de fuerza" Tres semanas después sucedieron los hechos del 4 de febrero.

De manera que no ha sido solamente en estos últimos 11 años cuando los Obispos venezolanos, en ejercicio de nuestra misión religiosa y pastoral, y de nuestros derechos constitucionales hemos hecho apremiantes llamados al diálogo, a la atención de las necesidades del pueblo, a la defensa de los derechos humanos, a la inclusión y a la convivencia social, a la justicia como base de la paz. No nos encerramos en las sacristías, ni nos escondemos tras el incienso de las ceremonias. Somos Obispos de una iglesia viva y activa, comprometida con el pueblo venezolano.

Y esto lo hacemos como respuesta al llamado del Concilio Vaticano. II que nos dice:
"la Iglesia, que por razón de su misión y de su competencia no se confunde en modo alguno con la comunidad política ni está ligada a sistema político alguno, es a la vez signo y salvaguardia del carácter trascendente de la persona humana... Es de justicia que pueda la Iglesia en todo momento y en todas partes predicar la fe con auténtica libertad, enseñar su doctrina social, ejercer su misión entre los hombres sin traba alguna y dar su juicio moral, incluso sobre materias referentes al orden político, cuando lo exijan los derechos fundamentales de la persona o la salvación de las almas, utilizando todos y solos aquellos medios que sean conformes al evangelio al bien de lodos según la diversidad de tiempos y de situaciones" (OS. 76)

Y al Documento de la V Conferencia General de los Obispos latinoamericanos y del Caribe, Aparecida, que afirma:

504 "Consciente de la distinción entre comunidad política y comunidad religiosa, base de sana laicidad, la Iglesia no dejará de preocuparse por el bien común de los pueblos y, en especial, por la defensa de principios éticos no negociables porque están arraigados en la naturaleza humana"

Pero sobre lodo, los Obispos hablamos en respuesta al evangelio de Nuestro Señor Jesucristo que nos llama a ser misericordiosos y a atender las necesidades de nuestros hermanos: Recordemos la parábola del buen samaritano. El modelo es quien ayuda a su hermano en la tribulación. (Le, 10,33 ss).Y el apóstol Santiago, recalcando la necesidad de la caridad concreta hacia los demás nos dice: "La religión pura e intachable ante Dios Padre es esta: visitar a los huérfanos y viudas en su tribulación"... (St. I. 27)

En el cumplimiento de nuestra Misión pastoral con respecto a la vida concreta de los venezolanos, los Obispos actuamos siempre como ministros de Jesucristo y como pastores del Pueblo de Dios, no buscando el poder, sino como servidores y constructores de la paz. Por eso siempre apelamos a la conversión moral, a la necesidad de modificar las conductas, a la rectificación de políticas que consideremos equivocadas, a la necesidad de que todos nos consideremos hermanos en una casa común, una familia, miembros de un soJo pueblo, el pueblo venezolano, sin exclusiones de ningún tipo. Permanentemente invitamos al diálogo entre los diversos sectores, a la convivencia, a la búsqueda de soluciones para los diversos problemas del país. Valores como justicia, paz. diálogo y reconciliación son los que guían nuestro ánimo y nuestros documentos en materia social.

MIS DECLARACIONES

Ustedes me han invitado para que, explique las razones que sustentan las denuncias que presuntamente habría realizado contra del Comandante Hugo Chavez Presidente Constitucional de Venezuela y de las Instituciones del listado Venezolano" en recientes declaraciones.

Un punto previo: suelo declarar muy poco. Y en mis actuaciones litúrgicas evito el tema político partidista, y así lo exijo a todos los sacerdotes de la Iglesia en Caracas. Mi predicación es religiosa, y de moral tanto individual como social: no es una predicación partidista.

Ahora bien: quiero decir respetuosamente que en mis declaraciones si he emitido opiniones, pero no he formulado "acusaciones ni denuncias". No es mi ánimo o intención, he emitido mis opiniones amparado por los valores consagrados en
nuestra Constitución, tales como la democracia, la preeminencia de los derechos humanos y el pluralismo político, consagrados en el art 2 de nuestra Carta Magna. y, el deber del Estado de garantizar el cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución.

He emitido mis apreciaciones como ciudadano venezolano en pleno goce de los derechos que me otorga la Constitución, a la cual me acojo, teniendo en cuenta que, - como dice el Art, 19 - "El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio irrenunciable,., de los derechos humanos...Su respeto y garantía son obligatorios para los órganos del Poder Público, de conformidad con esta Constitución, con los tratados sobre derechos humanos suscritos y ratificados per la República y con las leyes que los desarrollen". Como ciudadano venezolana también reivindico, a tenor del art, 39, mi titularidad de derechos políticos de acuerdo con la Constitución, y en particular mi derecho a mi integridad física, psíquica o y moral, consagrado en el art, 46. También reivindico el derecho consagrado en el art. 60 que reza: *Toda persona tiene derecho a la protección de su honor, vida privada, intimidad, propia imagen confidencialidad y reputación"

Me emitido opiniones con seriedad, expuesto a equivocarme, pero no he dicho mentiras. Mentir es decir algo que uno sabe falso como si fuera verdad. Opinar es emitir una apreciación con algún margen de error. Con humildad pero con dignidad afirmo que no soy mentiroso.

He emitido opiniones acogiéndome al art. 57 de la Constitución que reza: "Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecerse censura. Quien haga uso de este derecho asume plena responsabilidad por lo expresado".

Y es bueno recordar que, a tenor del art. 141 de la Constitución, la Administración Pública, se fundamenta "en los principios de honestidad, participación eficacia ...rendición de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública*\ ¿No implica esto que en su gestión los funcionarios están sujetos al escrutinio, opinión y crítica de los ciudadanos? Yo he expresado mis opiniones en ejercicio del legítimo derecho a la crítica sobre la actuación de funcionarios en asuntos de naturaleza pública e interés colectivo.

En este marco, y en concreto, quiero decir dos cosas:

En primer lugar he opinado que el Presidente Chávez quiere llevar al país por el camino del socialismo marxista. Pues bien: no he dicho nada nuevo, pues el
Presidente en varias ocasiones ha afirmado ser marxista como lo hizo, por ejemplo en esta Asamblea el 15 de enero de 2010, y está decidido a convertir a Venezuela en un estado socialista. Opino que llevarnos por este camino implicaría dejar a un lado importantes principios consagrados en la actual Constitución.

El Estado socialista marxista es totalitario, pues copa todos los espacios, tal como sucedió en los países sometidos al régimen socialista o comunista, como los de Europa Central, la Unión Soviética en el pasado, y Cuba todavía en el presente.

En segundo lugar quiero aclarar que en ningún momento he opinado negativamente en contra -y menos he atacado- a la Asamblea Nacional, al Tribunal Supremo de Justicia o a la Fiscalía General de (a Nación, Respeto todas las Instituciones del listado y nunca me he referido a ellas de manera: negativa en los medios de comunicación. Respeto igualmente y nunca he ofendido al Ciudadano Presidente de la República.

Mis opiniones no van en contra de las instituciones. Simplemente expreso mis apreciaciones sobre algunas actuaciones. Al opinar que algunas leyes me parecen inconstitucionales no ataco, ni desconozco, ni actúo en contra de la Asamblea, sino que me parece que esas leyes van al margen o contrarían el espíritu y en algunos casos la letra de la Constitución, ejerzo así mi derecho a participar en la vida pública del país. en el marco del pluralismo consagrado por la Constitución, y en uso de la libertad de expresión, tan querida por todos los venezolanos. De hecho se han dado muchos casos, antes y ahora, de que personas o instituciones acudan legítimamente al Tribunal Supremo a cuestionar la constitucionalidad de algunas leyes.

Mi opinión de que algunas leyes contrarían el espíritu o el texto constitucional es sostenida también por algunas instituciones de gran prestigio, tales como la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional (15 de dic. de 2009), la declaración de Decanos de Facultades de Ciencias Jurídicas y Políticas de algunas Universidades; 1*1 Consejo Superior de la Federación de Colegios de Abogados, entre otros. esa opinión también ha sido manifestada públicamente en la Asamblea por algunos diputados.

ALGUNAS LEYES PREOCUPANTES

En concreto, algunas leyes que me. en mi opinión, parecen estar en contradicción
con la Constitución en algunos aspectos, son:
la Ley del Consejo Federal de Gobierno,
la Ley de reforma de la Ley Orgánica de descentralización, delimitación y
transferencia de competencias del Poder Público:
La Ley Orgánica de Educaeión:
la Ley de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana;
la Ley sobre la Organización y régimen del Distrito Capital;
La Ley para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Ley
del Indepabis).
La Ley Orgánica de Procesos Electorales.
Y el Proyecto de Ley de Comunas.

En general, esas leyes afectan el pluralismo político, fundamental para la vida democrática, pues incorporan la concepción socialista, para implantar una Patria socialista lo cual consagra como obligatoria para todos los venezolanos una ideología, un sistema y una participación. lo cual es ajeno al espíritu y a la letra de la Constitución, que habla de Estado social de Derecho y de Justicia, y propugna como uno de los valores fundamentales el pluralismo político Van en una línea de centralización del poder, en contra del federalismo y la descentralización, lo cual vulnera las capacidades de acción de los venezolanos de la provincia. Todas estas leyes van en la linea de darle más poder al Gobierno central y a la Presidencia de la República, en detrimento de las capacidades y el poder del pueblo, de la gente, de de las regiones, de la familia, del ciudadano, y consagran un Estado y un Gobierno cada vez más poderoso por encima de la acción e iniciativa de la gente, de los ciudadanos comunes.

CONCLUSIÓN


Ciudadana Presidenta;
Ciudadanas diputadas, ciudadanos diputados:

Al concluir esta exposición quiero reafirmar, junto con todos los Obispos de la Iglesia Católica en Venezuela, nuestra actitud de disposición al diálogo, de servicio al pueblo venezolano, de participación en el marco de los derechos que nos otorga la Constitución, y en cumplimiento de nuestro deber como pastores del Pueblo de Dios, que vive en concreto en condiciones históricas sociales, económicas y políticas que todos hemos de procurar mejorar.

Reafirmo mi condición de Pastor de la Iglesia, a la cual sirvo en nombre de Jesucristo, con el propósito de que su "Reino de verdad y de vida, de santidad y de gracia, de justicia, de amor y de paz", se haga realidad en el corazón de los venezolanos, a través de la fe en Dios, y a través de la convivencia fraterna y solidaria.

Muchas gracias
Caracas, 27 de julio de 2010