viernes, 20 de abril de 2018

Monseñor Luis Enrique Rojas pidió fortalecer la devoción la Virgen de Coromoto


En la clausura de los Ejercicios Espirituales del Clero de Punto Fijo

Euro Lobo SSCC / CNP: 12.112

(Especial).- El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida, Monseñor Luis Enrique Rojas, concelebró la eucaristía que puso punto final a los ejercicios espirituales de los sacerdotes de la Diócesis de Punto Fijo, ejercicios que tuvo la responsabilidad de predicar el prelado merideño.

La eucaristía final tuvo lugar en el Santuario de la Virgen de Coromoto, celebración que fue presidida por Monseñor Carlos Cabezas, Obispo de Punto Fijo y concelebrada por Monseñor Roberto Lucker, Arzobispo Emérito de Coro, y el pastor merideño Mons. Luis Enrique Rojas Ruiz.

En la predicación de la homilía del día de clausura, Monseñor Luis Enrique recordó que, al ser ordenado sacerdote, un 11 de septiembre, su promesa fue celebrar en el primer templo votivo de Venezuela, ofrecimiento que cumplió ese día.

Al dirigirse a sus hermanos presbíteros, el pastor de Mérida insistió en la importancia de fortalecer la devoción a la Virgen María, sobre todo bajo la advocación nacional de “La Coromoto”.


Rememoró la importancia que, para cada sacerdote debe tener el amor a la Madre de Dios en el ejercicio de su vocación y pidió, no desanimarse en momentos de crisis como los que hoy se vive en Venezuela, afirmó que, el desánimo y la resignación no son de cristianos, “menos de clérigos continuadores del Sacerdocio de Cristo”.

Para finalizar su predicación Monseñor Luis Enrique oró por Venezuela y con esta celebración se unió a la jornada de oración por Venezuela propuesta por la CEV.

En el Templo fueron recibidos por el Padre Allender José Hernández Bastidas, Rector del Santuario Nacional y del nuevo seminario Nuestra Señora de Coromoto.