martes, 24 de abril de 2012

Domingo 29 de Abril Beatificaran al Salesiano Cooperador Jose Toniolo


El domingo 29 de Abril le beatificaran



José Toniolo, Salesiano Cooperador 


El Santo Padre Benedicto XVI ha dispuesto que la celebración del Rito de Beatificación del venerable Siervo de Dios Giuseppe Toniolo, laico y padre de familia nacido en Treviso el 7 de marzo 1845 y muerto en Pisa el 7 de octubre 1918, tenga lugar en Roma, en la Basílica de San Pablo Extramuros, el domingo 29 de abril 2012. 

Representante del Santo Padre será Su Eminencia el Cardenal Salvatore De Giorgi, Arzobispo emérito de Palermo y antes Asesor general de la Acción Católica Italiana. 

Declarado Venerable el 14 de junio 1971, el 14 de enero 2011 ha sido promulgado por la Congregación para las Causas de los Santos el decreto relativo un milagro atribuido a la intercesión de Giuseppe Toniolo, acto que concluye el proceso de beatificación. 

El milagro atribuido a la intercesión de Toniolo se refiere a un jóven de Pieve de Soligo (Tv), pueblo en el cual está enterrado el próximo beato. 

Francesco Bortolino, ahora de 38 años, en junio del 2006, después de una velada de fiesta se había caído desde una red de contención de una cerca  provocándose heridas que habían llevado a los médicos a considerar su condición "desesperada". Entorno a él se había estrechado la comunidad parroquial de S. María de la Asunción de la Pieve de Soligo que ha pedido la intercesión del Toniolo para la curación del jóven que, después de algunos días, ha comenzado a mejorar hasta recuperarse por completo.

Giusseppe Toniolo (1845-1918) economista y sociólogo italiano, pionero de la sociología económica. 

Para Toniolo, colaborador en la redacción de la encíclica Rerum Novarum, “los sistemas políticos que no se basaban en Dios no pueden perdurar”. 

Hijo de un ingeniero, ya desde pequeño se aficionó a la lectura de libros de los nacionalistas Gioberti y Balbo. 

El joven Giusseppe estudió derecho y se especializó en sociología económica, fue profesor en Padua, Módena y desde 1879, en la Universidad Pública de Pisa. Allí, consiguió por su carácter hacerse con el cariño de los alumnos y de sus compañeros. La Italia de entonces era la de la unificación liberal, que había enajenado al Papa sus estados. Sin embargo, nunca fue óbice para él, el ser un profesor fiel al Estado italiano, siempre que pudiese seguir siendo creyente de la Iglesia. 

Toniolo pensó que su catolicismo le llevaría a ser sacerdote, no obstante, se casaría y tendría siete hijos, a los cuales les explicaba la grandeza de Dios con ejemplos de la naturaleza. 

Su pensamiento se cimentó en Santo Tomás y el misticismo de Santa Teresa, de la cual era un gran devoto. De aquí le vino, el considerar a las relaciones económicas subordinada a la justicia, como creía la escolástica. Además, se identificó con la tradición italiana que identificaba la ética con la economía y que miraba y consideraba la vida económica como un aspecto de la civilización, tradición que tenía su raíz en el temple equilibrado del genio italiano. 

Para Toniolo, los sistemas políticos que no se basaban en Dios no podían perdurar, como eran el liberalismo y el socialismo.Para él, los hombres hacían el pueblo y la mentalidad del dinero lo atrofiaban, y de esta manera a la nación. El liberalismo y el socialismo reducían al pensamiento al nivel de la materia. 

Se convirtió en la cabeza de la Acción Católica en Italia, fundó la Revista Internacional de Ciencias Sociales, la Asociación de Mujeres Católicas y las Semanas Sociales para los trabajadores, a los cuales les dijo que se uniesen en Cristo. 

Siempre fue un hombre activo contra el divorcio, la escuela laica y a favor de la protección laboral de los trabajadores. En su lecho de muerte, apoyó a Agostino Gemelli en su labor de fundación de la Universidad Católica de Milán, su sueño, la formación de una élite católica. Su pensamiento fue uno de los pioneros en el corporativismo católico 

Un día de mayo de 1887 Don Bosco se encontró en la casa episcopal de Pisa con el Ingeniero Giuseppe Toniolo: El educador de los hijos del pueblo con el defensor de los derechos de los humildes. Cuando don Bosco supo que enseñaba economía política en la universidad, bromeando le dijo:” Venga y enséñeme un poco de economía que la necesito”, esta frase bromista le agradó a Toniolo. 

Se hicieron muy amigos y apoyó la idea del Obispo para que Don Bosco enviara a Pisa los salesianos que llegaría hasta después de su muerte en el Rectorado de Don Rua. Solicitó y se inscribió en La Pía Sociedad de los Cooperadores. (Bollettino Salesiano, settembre 1962) 

Graduado en Derecho en Padua en 1867, permanece en la misma Universidad en calidad de profesor auxiliar hasta el 1872, trasladándose sucesivamente en Venecia, Módena y, finalmente, en Pisa, donde permanece como profesor hasta su muerte. 

En 1878, se casa con María Schiratti, con quien tiene siete hijos. Su familia es una experiencia de rica de ternura y oración, una familia donde la Palabra de Dios está en casa.
Comienza a interesarse activamente a la Ópera de los Congresos. En el clima cultural de la época, se compromete para que los católicos estén presentes en la sociedad civil. En ese momento ellos comienzan a formar asociaciones para este fin. 

El 29 de junio de 1867, nace la Sociedad de la Juventud Católica Italiana, primer núcleo de la Acción Católica Italiana, y después del paréntesis por la toma de Roma del 1870, se llega a septiembre de 1875, cuando, durante el Segundo Congreso general de los católicos italianos, se funda la Ópera de los Congresos y de los Comités católicos, cuyo primer Presidente es Giovanni Acquaderni, fundador, con el conte Mario Fani, de la Acción Católica. 

Siguiendo el rastro de esta Organización, el 29 de diciembre de 1889 en Padua, se constituye la Unión Católica para los estudios sociales, cuyo presidente y fundador es propio Giuseppe Toniolo, quien, en 1893, da vida a la "Revista internacional de ciencias sociales y disciplinas auxiliares". Toniolo elabora una teoría sociológica, que afirma el predominio de la ética y del espíritu cristiano sobre las duras leyes de la economía. En sus numerosos escritos, propone una variedad  innovaciones: el descanso dominical, el límite de las horas de trabajo, la defensa de las pequeña propiedad, la tutela del trabajo de las mujeres y de los jóvenes. 

Desde el punto de vista religioso, es un defensor de una acción más incisiva de los católicos en campo social. Desde 1894 en adelante, se convierte en uno de los líderes del movimiento de la "democracia cristiana". Defiende el valor económico-social de la religión, conciliando así fe y ciencia. 

En 1908, publica el Tratado de economía social. Lleva adelante su profesión y su familia con fidelidad a la Iglesia, estimado por los pontífices de su tiempo. Preocupado por la guerra en curso, prepara un estatuto de derecho internacional de la paz que confia al Papa. Muere en el día dedicado a Nuestra Señora del Rosario, que él acostumbraba a invocar todos los días. Sus restos mortales reposan en la Iglesia de S. María de la Asunción en la Pieve de Soligo. 


Muere a los 73 años una tarde del 7 de octubre fiesta de la Virgen del Santo Rosario. 



En Pisa su casa lleva aún intactos los signos de su vida santa y laboriosa. Vivió entre el Véneto y Toscana, pero de él se puede decir, como de pocos otros que no pertenece sólo a ésta o aquella diócesis, sino a la entera Italia católica.
Fue declarado Venerable el 14 de junio de 1971.


Príncipe y Maestro de los sociólogos católicos, Profesor de economía política durante 5 años en las universidades de Padova y Pisa, y un ferviente Cooperador Salesiano, gran admirador de Don Bosco y de las obras salesianas. 


Ya tenemos a quien rezarle por un milagro. 

Giuseppe Toniolo nació en 1845 muy cerca de Venecia y murió de 73 años de edad en Pisa, donde fue profesor universitario sus últimas décadas de vida. 

Por lo tanto, le tocó vivir una época fascinante en la historia europea. 

Tenía 3 años cuando arrancó la gran revolución de 1848 y Marx presentó su Manifiesto Comunista. La ‘cuestión social’ empezaba a tomar cuerpo, es decir, la industrialización en Europa cambiaba la faz del continente, grandes masas rurales emigraban a las ciudades a ganarse la vida en un abusivo sector industrial. 

Las diferencias de ingreso empeoraban y las respuestas totalitarias (como la marxista) empezaban a formularse. 

Toniolo asistió a colegios en la región veneciana, para luego estudiar jurisprudencia en la Universidad de Padua. En una ascendente carrera académica, a los 25 años ya era docente de ‘Economía Política’ en su universidad y desde 1883 fue profesor en Pisa. 

Laico, casado y padre de siete hijos, dedicó su vida académica a estudiar la historia económica del norte de Italia y a proponer soluciones para la ‘cuestión social’. Investigó temas relacionados con el trabajo, el trabajo infantil, las pequeñas empresas y las reformas sociales. Parece que, además, tenía un gran manejo de las estadísticas. 

Se opuso al materialismo dialéctico, la base filosófica del marxismo, y siempre creyó que las ideas son la fuerza que mueve la historia humana. De toda su investigación surgieron soluciones concretas para mejorar los problemas sociales derivados de la revolución industrial. 

Estuvo cerca del papa León XIII cuando en 1891 publicó su encíclica ‘Rerum Novarum’, que pondría los cimientos de la actual Doctrina Social de la Iglesia católica. Basándose en esa encíclica, Toniolo publicó en 1894 el primer programa económico de la naciente democracia cristiana italiana llamado “Programa de los católicos frente al socialismo”. 

Nunca intervino en política pero influyó en varias generaciones de políticos italianos. Por todo esto, hace un par de semanas, en plena crisis internacional, con el euro colapsando, el Vaticano anunció que beatificará a Toniolo.